jueves, 30 de junio de 2016

Árboles solitarios

Los hijos de Zeus le visitaban con frecuencia y se divertían prediciendo qué mortal tendría mejor ventura en la tierra.


Una mañana, Ares, Atenea y Hermes discutían fervientemente en qué mente y cuerpo alcanzarían los mortales más fácilmente su dicha. Ares defendía que sería el más fuerte, pues conseguiría todo lo que quisiera y sería el más dichoso. Atenea sostenía que no, que sería el más sabio y con mayor inteligencia el que fuera más dichoso. Hermes se reía de ellos y afirmaba, muy seguro, que el mortal más dotado para comunicarse, sería aquél que consiguiera sus deseos y sería, por tanto, el más feliz.


Cuando pasó Zeus, sus hijos fueron tras él. El trabajador quedó solo en su inmutable sonrisa, reflexionando en cómo apenas horas antes, las Cárites se le acercaban para decirle cómo, indudablemente, el ser con mayor belleza y encanto sería el mortal con más fácil existencia.


Apolo se había levantado pronto y había estado observando, escondido en la sala, los vaivenes de sus hermanos. Se acercó al trabajador y le preguntó:


-A tu parecer, ¿qué mortal estaría mejor preparado para tener la mayor dicha?


El trabajador, en su perenne sonrisa, le contestó firme y confiado:


-“Aquél que se tome más tiempo en conocerse”.


Autora: Raquel Valdazo.

Una nueva colección de mis fotos junto con un cuento clicando sobre las fotos se ven mejor





























No hay comentarios: