domingo, 21 de abril de 2013

fiascos

Una cosa que no podía dejar de mencionar; los fiascos, las meteduras de pata.... que también suceden. No todo es hacer una pieza, que vaya todo como la seda hasta el final, existen los despistes,  el confiarte, leer mal.
 No trabajar esa pieza con el máximo esmero y cuidado, sobre todo al final que es cuando se debe ir con más  cuidado, haciendo tus intervenciones sobre la misma cada vez más  delicadas, otras veces es culpa de la madera, debido a sus   sus grietas y debilidades




Algunos de estos fiascos también los tengo recogidos en fotos, a no ser que fuera imposible sacarlos porque la pieza al saltar por los aires tan desperdigada, se hiciera añicos, esparciéndose por todo el taller, siendo imposible saber ni  que era


La velocidad que le da el torno, unido a ese fallo o despiste tuyo hacen que a veces esas "esquirlas" o trozos, que es en lo que se ha convertido tu obra en unos instantes impacten en tu careta de protección.

Vamos una manera de decir.... esto es lo que sucede cuando la cagas y menos mal que llevas careta o gafas protectoras sino posiblemente te quedaría aún peor recuerdo.

Los fallos y desastres forman parte de todo esto , debes aprender de ellos, se volverán a producir una y otra vez ....... nada es perfecto, no siempre puedes tener el máximo tacto, ni la pieza se va a comportar como  quieres, o la herramienta va a estar siempre tan perfecta que solo acaricie la madera.

Se puede decir que es como la vida,  surgen desastres, se dan contratiempos y malos resultados,hay que aprender de ellos, evitar en lo máximo que sucedan.

Siempre tratar que esas cagadas no te   hagan daño ni a nadie, y solo queden en eso,  simples errores que nos hagan ir aprendiendo.




un saludo











5 comentarios:

pepe rubio dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
pepe rubio dijo...

Alonso, creo que algo estaríamos haciendo mal si no tuviéramos esos percances eventuales. Esa es una forma de aprender e ir progresando.

ilorey canena dijo...

Gracias Pepe, tú sabes que muchas veces las cosas no salen como uno quiere por eso a esos percances hay que sacarles su provecho.
Molestan porque la mayoría de las veces es por falta propia de tacto,
A ver cuando nos tomamos unas copas y charlamos

sentinel dijo...

Lo que tu llamas fiascos, a veces, crean cosas más hermosas aún que las esas piezas tan perfectas que, por educación, nos enseñaron a buscar en todo momento.
Te recomiendo que no te deshagas nunca de ellas, que las guardes en un sitio destacado de tu expositor para que no olvides nunca porqué sucedió y, de paso, contemplar igualmente su belleza.
Que estas cosas no te desanimen nunca para seguir persiguiendo tus obejtivos!

pepe rubio dijo...

Cuando quieras, ya sabes que yo siempre estoy dispuesto.
Por cierto, hazle caso a sentinel, yo también las tengo guardadas