lunes, 23 de junio de 2014

Lentejas

 Un día, estaba Diógenes comiendo un plato de lentejas sentado en el umbral de una casa cualquiera.

No había ninguna comida en toda Atenas más barata que el guiso de lentejas.

Dicho de otra manera, comer guiso de lentejas era definirse en el estado de mayor precariedad.

Pasó un ministro del emperador y le dijo:

- "¡Ay, Diógenes, si aprendieras a ser más sumiso y a adular un poco al emperador, no tendrías que comer tantas lentejas!."

Diógenes dejó de comer, levantó la vista y mirando al acaudalado interlocutor profundamente, le dijo:

- “¡Ay de ti, hermano. Si aprendieras a comer un poco de lentejas, no tendrías que ser sumiso y adular tanto al emperador!.”

Acompañando  a este  bonito cuento   y  también   a  su  moraleja  añado  alguna   de  fotos  con efectos , nieve reflejos , time lapse .... etc
 
*clicando sobre las fotos  se  ven mejor 
 
 
 

 
 
 
 

 
 



 

 

 

No hay comentarios: